C/ de la Higuera, 57 35320 Vega de San Mateo info@asocecan.org 93 331 73 66 (FESOCE)

Sordoceguera

La sordoceguera es una discapacidad única con características y necesidades propias que consiste en la pérdida conjunta de capacidad visual y auditiva.

Se trata de una condición específica y no de la suma de sordera y ceguera. Tampoco de trata de una enfermedad, aunque muchas enfermedades y/o síndromes pueden ser causa. Se puede tener sordoceguera con algún resto visual, auditivo o de ambos sentidos.

El impacto de la sordoceguera en la calidad de vida de una persona es muy elevado. La vista y el oído son los sentidos de referencia y ambos tienen un papel preponderante en la percepción del entorno y en el aprendizaje. El efecto de la disminución conjunta multiplica el grado de dependencia.

El 95% de lo que aprendemos es a través de la vista y del oído A causa de las defi­ciencias en la vista y el oído el niño con sordoceguera congénita desconoce el mundo del que forma parte. En la familia de la persona con sordoceguera se imponen el desconcierto y la angustia.

Aprender solo con 5% es todo un reto, educar a un menor con sordoceguera es un desafío lleno de di­ficultades pero no imposible.

La comunicación es la clave:
Profesionales especializados: El desafío para los profesionales de atención a las personas con sordoceguera es desarrollar al máximo su potencial de comunicación. Para cada persona el sistema empleado puede ser diferente: lengua de signos apoyada, braille, objetos referentes, etc. Es un proceso lento y laborioso, pero posible y necesario. Un valor incalculable para la dignidad y la autonomía de la persona.

Un mediador para cada persona: En muchos casos, la complejidad del aprendizaje y la dificultad en la comunicación requiere de mediadores especializados en sordoceguera en una ratio de un profesional por persona.